La libertad y el papel del gobierno

Cada vez que ocurre un acontecimiento como la muerte del afro-americano George Floyd que sacude a la sociedad en su conjunto; me hago a la tarea de empaparme de información y revisar cierta literatura para encontrar respuestas. Cuando enfoco mi atención sólo en la prensa logro recabar algunos datos anecdóticos y escuchar opiniones, pero a menudo no me sirven para formular la mía.

En esta ocasión me puse a revisar a quienes considero los padres de la libertad: Adam Smith y Thomas Jefferson. Ellos son los padres de los principios económicos y políticos de los Estados Unidos.

En La Riqueza de las Naciones, Smith define lo que en su opinión son las funciones que debería desempeñar el gobierno:

  1. La obligación de proteger a la sociedad por la violencia e invasión de otra sociedad
  2. La obligación de proteger cada miembro de la sociedad de la injusticia y opresión de otro miembro de la sociedad, o la tarea de administrar la justicia, y
  3. La tarea de administrar y ejercer ciertas tareas que no suelen ser de interés individual pero que son de interés colectivo.

Es difícil mejorar esta lista de Smith. Curiosamente, la razón número 3 es la que suele ser más motivo de discusión en la literatura económica. Para los economistas liberales la tarea debe ser más elemental y limitarse a corregir fallas del mercado; mientras que para los economistas keynesianos este rol suele ser más grande.

Pero mi intención es enfocarme en el propósito 2 del gobierno y su relación con la muerte de #GeorgeFloyd. Esta función implica lo que sabemos todos: el Estado cuenta con el monopolio en el uso de la fuerza.

La muerte de Floyd en manos de los policías nos recuerda que si se le da el espacio, el Estado es un ente abusivo por naturaleza y los ciudadanos debemos siempre no sólo conocer nuestros derechos sino exigir que se cumplan.

Para Smith, el propósito de la institución gubernamental puede ser noble, pero el propósito de los individuos que administran a esa institución suele no serlo. Es por eso que en muchas de las veces el resultado de un plan de gobierno es muy distinto al deseado.

La policía y el ejército deberían estar hechos para preservar la libertad. Pero en las manos equivocadas terminan socavándola.

Quizás nadie tenía más claro este principio que Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de la nación. Para él, la Constitución es un instrumento de los ciudadanos para controlar al Estado y no al revés. Los principios de “vida, libertad y búsqueda de la felicidad” son indiscutibles y nadie tiene derecho a quitártelos.

Tenemos el derecho a atender nuestros propios intereses y no convertirnos en instrumento para los intereses de alguien más. Jefferson tenía claro que existe una élite con recursos superiores a los demás, por eso insistió en que lo primordial era en brindar libertad a todos para evitar que dicha élite no abuse.

Para Jefferson, la igualdad no se alcanza por accidente ni es un producto final emitido por decreto, sino que es un producto derivado de la libertad. No me cabe la menor duda de que si nos concentramos en no sólo fortalecer nuestra libertad sino en ampliarla en todos los ámbitos habrá una mayor diversidad, movilidad social y económica pero vendrán acompañadas de menor tribalismo, racismo y dogmatismo; y mayor humanismo y empatía.

Y es que el progreso no se da de manera lineal. Después de Abraham Lincoln, vino Andrew Johnson a querer acabar con sus reformas. Después de un Obama, un Trump. Es un ciclo, con altos y bajos. Subidas, caídas y efectos ‘plateau’ donde en ocasiones las cosas se estancan o pareciera que vamos en decadencia.

Difiero de las voces negativas que señalan que esto es el final de la democracia estadounidense. No lo es. Por contrario, la crisis civil aunada al confinamiento nos da la oportunidad de meditar lo que somos y despertar lo que queremos. Nos brinda la posibilidad de resurgir y cuestionar a los gobiernos.

Decía Ronald Reagan que la libertad es muy difícil adquirirla y muy fácil perderla. Este confinamiento nos lo recuerda todos los días. La libertad nos da a todos -sin importar el color, sexo o religión- la oportunidad de disfrutar una vida más rica y más plena.

Economist and nerd. Dad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store